Hablemos de Turismo. Agarrémonos de lo que está bien.

Comparte

Autor: Mag. Nicolás Raffo Menoni
Nicoraffo74@gmail.com

Veamos algunos datos actuales sobre Turismo:

Cómo siempre intento interpelar la realidad que nos rodea para poder intentar hacer propuestas en pos de poder tener una oportunidad para el Turismo como actividad de desarrollo local.

Está claro que el Turismo puede llegar a serlo pero eso no sucederá por arte de magia. También está claro que en las circunstancias actuales y a pesar de los intentos de cambio, la actividad tal cual se desarrolla no es, ni será, sostenible a largo plazo.

Pasando a la realidad nacional tenemos claro que el 70 – 80% de nuestro turismo internacional está marcado por la llegada de turistas de nuestros dos vecinos. Argentina ha sido históricamente nuestro principal proveedor de turistas y Brasil, lejos, queda en segundo lugar.

Es ineludible que para analizar una oportunidad hacia adelante tenemos que mirar lo que sucede en ambos países, la región y el mundo.

Soy de la idea que con la alta imprevisibilidad de nuestra región en materia de vaivenes económicos, hacer proyecciones a largo plazo es frotar la bola de cristal, pero si podemos analizar las situaciones actuales y las previsiones que se estiman a corto y mediano plazo.

Para Argentina, la situación actual es de incertidumbre total, en intentos por tratar de equilibrar su complicada situación económica y con pronósticos de recesión para este año. Lamentablemente en nuestro vecino país se ha producido un aumento brutal de la pobreza (que se estima hasta en guarismos de un 60% de la población), hablamos de más de 27 millones de personas, que si se suma al aumento interno de precios, despidos en masa y otras particularidades más, llevarán a que al menos en el corto plazo, la clase media argentina que es la que históricamente ha hecho la diferencia en nuestro país tendrá un panorama complicado para venir e incluso hasta para hacer turismo interno en su propio país.

También está claro que hay un sector de su población que está bien, que tienen residencias en nuestro país, familias y mucho más que seguirán viniendo, en la medida que hagamos atractivo a nuestro país.

Los turistas argentinos vienen por vía fluvial (unos 2 millones de tickets disponibles), en coches particulares, por avión (en el entorno de 220 mil asientos anuales) y en menor medida en buses y cruceros.

En el aspecto de la conectividad aérea, recién ahora, con la aparición de nuevos jugadores Low Cost se ha podido mejorar un poco pero igual viene rezagada en lo que respecta a cuando nuestro país tenía aerolínea de bandera, con PLUNA, lo cual permitía incidir más en precios, capacidad aérea, oferta de pasajes y competitividad de mercados.

Para Brasil, la situación es diferente porque hablamos de un país que está entre las 10 principales economías del mundo, es hoy la principal economía de Latinoamérica y las previsiones indican que lo seguirá siendo hacia adelante y que tiene una población estimada en 216 millones de personas.   Sus desafíos pasan por hacer frente a las drásticas inundaciones que está sufriendo (sobre todo a nivel de la zona limítrofe con nuestro país), por abordar los profundos desequilibrios sociales (27,5% de pobreza en el país) y por tratar de consolidarse como polo de desarrollo tecnológico e industrial hacia el mundo.

Nuestro vecino contribuye con cifras cercanas a los 500 mil turistas al año del total que recibimos y por país es el destino con el cual actualmente tenemos mayor conectividad aérea (unos 390 mil asientos anuales).

Los turistas norteños vienen principalmente por avión, en coches particulares, por la vía de cruceros y en excursiones por bus.

En el corto plazo será difícil poder paliar la situación de las inundaciones, pero sin dudas es un mercado en el cual se podría profundizar la promoción, en base a un estudio de intereses de los turistas y oportunidades que podemos tener y desarrollar como destinos atractivos.

Un dato a tener en cuenta, solo San Pablo que es el principal estado de Brasil en materia de generación de riqueza, si fuese un país sería el segundo país de Sudamérica, solo por detrás de Brasil por lo cual estar atentos a ese mercado, que nos queda relativa y conectivamente cerca debe ser una oportunidad a desarrollar. Son unos 40 millones de personas que viven a 2,5 horas de vuelo de nuestro país.

¿Qué pasa con otros destinos de la región y el mundo?

Según cifras de ONU Turismo, en su barómetro para el año 2023, en el mundo viajaron en el entorno de 1.300 millones de personas. En esa realidad, Uruguay con 3.7 millones representa un escaso 0,0028% del total. A modo de referencia, entre los 10 primeros países receptores de turistas acaparan unos 429,5 millones de llegadas que representan el 33% del turismo global

Muchas cosas inciden en esas cifras como la conectividad, las infraestructuras disponibles, la cercanía con destinos emisores fuertes, la promoción, la disponibilidad de recursos económicos de los Ministerios, y un sin número más de etcéteras.

Si miramos la tabla al inicio, veremos que nuestro país no tiene conectividad con la inmensa mayoría de los países que se mencionan como de los que más gastan y tampoco estamos cerca de los que más turistas reciben, como para generar una estrategia de sinergias o cercanías.

Tenemos conectividad aérea con España (en el entorno de 170.000 asientos) y con USA (en el entorno de los 16.000 asientos) en ambos casos manejo cifras anuales. A nivel de la región no tenemos conectividad tampoco con México, que juega en el top ten de países receptivos y que además es la segunda economía a nivel de Latinoamérica, con gente que tiene poder adquisitivo y gusta de viajar.

A nivel de competitividad turística, que no solo se mide en los precios del destino, tampoco tenemos un panorama tan alentador porque estamos lejos de los primeros y décimos a nivel Latinoamericano según el último informe del World Economic Forum (WEF).

En un informe reciente de la consultora francesa Mercer y replicado por el portal informativo Bloomberg, se consigna que nuestra capital Montevideo figura a nivel 42 de las más caras del mundo, estando en 3er. lugar en Sudamérica y que Uruguay (US$887) es el país más costoso del continente para cubrir la canasta básica, muy por encima de Argentina (US$469) y Brasil (US$553), lo cual sin dudas nos quita competitividad en precios.

A nivel de gastos de funcionamiento y promoción del Ministerio de Turismo, nuestro país goza de menos recursos económicos disponibles.

Un ejemplo ilustrador:

España que juega desde hace años en el top 3 del ranking de llegadas y acaparación del gasto turístico, destina a su Ministerio de Turismo más de 1.200 millones de dólares anuales. Uruguay destina unos 17 millones de dólares a su Ministerio (un 1.5% de la cifra española). Aclaro para los puritanos del dato, que son cifras estimadas y no exactas, pero que no difieren mucho de la realidad que se quiere señalar.

También debería de quedar claro que ambos ejemplos no son comparables en cuanto a su realidad, situación geográfica y económica y muchas otras variables de referencia que serían ineludibles de abordar si se quiere hacer un estudio más pormenorizado. Pero para ejemplo y para poner en contexto el análisis son datos de la realidad que se pueden observar.

Ante este panorama:

¿De qué nos podemos valer?

Lo primero deberá ser partir de un análisis sobre el tipo de turismo que queremos tener y el que realmente podemos tener.

¿Vamos a jugar a las grandes cifras? En lo personal creo que será una estrategia errónea, dolorosa, sin sentido y de poca aplicabilidad y sostenibilidad.

Si por el contrario queremos un Turismo más controlado y de mayor calidad y competitividad.

¿Estamos preparados hoy para poder tenerlo? ¿Qué infraestructuras y capacidades tenemos que desarrollar y apuntalar?

Si no partimos de esa mirada inicial, es difícil establecer objetivos realistas. En el título de este artículo mencionaba el “agarrarse de lo que sí está bien”.

¿Y qué es lo que sí está bien para nuestro país?

A nivel de listado y puntos fuertes que creo que podemos explotar con éxito menciono:

  • Destino poco masificado y en general lejos aún de los fenómenos de gentrificación y masificación que se ven en otros lados. Este es un punto que se puede y debe trabajar a favor.
  • Somos el país más seguro de Sudamérica (a pesar de la percepción interna de inseguridad, que siempre es alta en todos los destinos y no somos la excepción). En un mundo donde actualmente se aprecia la conflictividad más alta en materia de enfrentamientos desde la segunda guerra mundial, este es un punto que vale y que se debe comunicar porque la percepción global sobre Latinoamérica es la de que somos una zona del globo peligrosa y conflictiva.
  • Somos un país con una naturaleza que todavía está lejos de estar contaminada, saturada y que si se la trabaja bien puede y debe ser sostenible a largo plazo. Para este punto en particular todavía tenemos la oportunidad de diseñar y planificar bien variables como las capacidades de carga y las infraestructuras necesarias para que mantengan un equilibrio con el entorno que se quiere desarrollar. Creo firmemente que es una oportunidad que no se debe perder, ni desaprovechar.
  • Somos referencia a nivel de desarrollo social con legislación avanzada en muchos aspectos. Esto nos permitiría poder tener una interesante propuesta de turismo para el segmento LGBTQI+. También podríamos aspirar a desarrollar una buena oferta en Turismo Accesible. También no debemos olvidar las oportunidades de desarrollar el turismo cannábico con propuestas en investigación, muestra del modelo uruguayo y no asociado al consumo como muchos podrían pensar.
  • Somos referencia a nivel de la utilización de fuentes energéticas renovables. Este dato suma en un mensaje de entorno natural y sostenible que se quiere y debe desarrollar como marca país. Debemos dotar de contenidos y significados a la marca país para que la gente la conozca y valore.
  • Tenemos un rico patrimonio cultural. Menciono como ejemplos el Tango y el Candombe (que es patrimonio inmaterial de la humanidad y al que le sacamos poco provecho). También tenemos una rica e inmensa cantidad de artistas (actuales e históricos) que son reconocidos a nivel local, regional y global que deben servir y trabajarse como punta de lanza en las campañas de promoción.
  • Tenemos una interesante conectividad con países que están lejos del radar y percepción de muchos operadores. Por ejemplo con Panamá, Chile, Perú y Colombia (en el entorno de 520 mil asientos anuales) Muchos de esos asientos se utilizan más para la salida de uruguayos al exterior que para la venida de extranjeros a nuestro país. Nuestra conectividad mensual ronda en cifras que oscilan entre 100 y 120 mil asientos mensuales, dependiendo del mes de referencia. Estas cifras deberían servirnos para poder trabajar, preparar y desestacionalizar la oferta y promoción de nuestro país.
  • Somos un país con alta concentración urbana, en el entorno del 95%. Esa realidad nos hace sumamente medibles y alcanzables.     Estas cifras deben servir para organizarnos y para ver qué lugares queremos promocionar y cuáles otros queremos desarrollar. En un país con pocos recursos tenemos la ventaja de poder centralizar acciones.
  • Podemos llegar a tener una interesante propuesta y oferta de Turismo rural si la preparamos en cuanto a infraestructura y calidad, que nos podría servir también para generar puntos de arraigo y desarrollo del interior nacional.
  • Todas las estadísticas nos dicen que cuando los turistas llegan a nuestro país les sorprende la amabilidad y la anfitrionía con que se les recibe. Trabajemos entonces ese aspecto, preparemos aún más a toda la ciudadanía para que ese valor diferencial se pueda sostener en el tiempo. Trabajemos también en forma particular con todos los sectores de la cadena de valor del Turismo para poder concientizar y generalizar esa virtud.

Los diez puntos precedentes, y sin despreciar, ni omitir otros que puedan surgir, son aspectos en los que podríamos trabajar para desarrollar un Turismo mejor.

Será necesario concertar y trabajar con todos los referentes de la cadena de valor del sector para poder establecer acuerdos en pos de una visión común que se eleve por encima de los intereses particulares y sectoriales.

Tenemos que ser capaces de poder generar sinergias con otros sectores que no se vinculan directamente a la actividad pero que si pueden aportarle valor en una actividad que se sabe es transversal y multidisciplinar.

Tenemos que ser capaces de generar un plan de trabajo a corto y mediano plazo que se pueda ejecutar, medir y por sobre todas las cosas sostener a pesar de los sabidos vaivenes que sufre nuestra gobernanza nacional.

Tenemos que ser capaces de establecer un presupuesto que sea un mejor reflejo de una actividad que genera más de 100 mil puestos de trabajo y que ha llegado a incidir hasta en un 8% del PBI nacional.

Tenemos que ser capaces de poder capacitar a todos los sectores de la cadena de valor para que puedan estar listos para las exigencias actuales en materia de habilidades, capacidades y competencias que se requieren para un mundo cada vez más impactado por los avances de las Tecnologías de la Información y Comunicación.

Tenemos que ser capaces de innovar y actualizar las estructuras actuales de gobernanza para poder enfrentar con éxito una actividad que debe ser cada vez más prescriptiva y predictiva y no solo descriptiva como tenemos en la actualidad. Este punto en particular requiere de

adoptar nuevas estructuras para el manejo, recopilación y transformación de datos para poder abordar una realidad que cada vez se maneja más en base a información en tiempo real.

Esos son algunos de los muchos desafíos que tenemos por delante y abordarlos se torna crucial si queremos tener un Turismo más competitivo y atractivo.

Como siempre bienvenidos los aportes y otras miradas para mejorar esta visión.

Mag. Nicolás Raffo Menoni

Nota

Las opiniones vertidas por los autores en esta sección, o en cualquier sector de esta página, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de los mismos y no necesariamente reflejan la idea u opinión de Eventurismo. 
Autores

Autores

Déjanos un comentario

Síguenos en redes

Notas recientes