Tres días de fiesta popular en Colonia de Sacramento

Autor: Jacobo Malowany   

Nunca imagine pasar tres días de encanto popular en la Ciudad de Colonia Sacramento por el motivo de la reinauguración de la Plaza de toros hoy un centro cultural y de espectáculos de última generación. El jueves se dio la fiesta para las autoridades y prensa, el viernes para los habitantes de la ciudad y departamento con la entrada a la plaza y sábado fue la fiesta popular en toda la ciudad. Vivirla y narrarla para ustedes es parte de la experiencia que vive un periodista de turismo y darle un componente de lo que significa para mi esta reinauguración para el Uruguay y para el propio departamento como un hito comparado con el magnifico Centro de Convenciones de Punta del Este. Tener espacios y la conjunción publico con privados genera la rentabilidad sustentable de los lugares. Salimos de la pandemia y nos encontramos con el regreso paulatino de actividades que generen visitantes y turistas locales e internacionales.
¿Cómo y porque se construyó la plaza de toros?
En los finales del siglo XIX mas precisamente en 1893 Francisco Piria funda Piriápolis concebida desde el comienzo como un destino turístico de estilo Europeo. Y este desarrollo turístico y emprendimiento atrae en principios de siglo XX a otro visionario que fue fundamental en el desarrollo de Colonia. El capitalista argentino Nicolás Mihanovich que solicitó en 1908 la concesión del Real de San Carlos con el fin de construir allí un complejo turístico o lugar de recreo para la explotación del turismo. La concesión le fue otorgada el 3 de junio de ese mismo año y comprendía la construcción de una gran Plaza de Toros, un Frontón de pelota de mano, un Hotel, un Casino principal punto de atracción de turismo en la época, una Usina Eléctrica y un Muelle para el atracadero de barcos con un balneario, aprovechándose así las características del lugar. un muelle con dos brazos paralelos, con rieles por donde circulaban pequeños vagoncitos que transportaban por un brazo a los pasajeros hasta la Plaza de Toros y el Hotel, y por el otro brazo el equipaje. Esta sociedad anónima había hecho un contrato con el gobierno por 25 años para explotar esta zona turística y a cambio debían abastecer de energía eléctrica a toda la ciudad. Pero el gobierno argentino puso un impuesto para las personas que viajaban a ciudades que tenían Casino. En Buenos Aires era prohibido y este juego de azar era el principal motivo de subirse a los barcos y trasladarse los 5 Kilómetros desde el Puerto. También el gobierno de Batlle y Ordoñez prohibió las fiestas taurinas, lo que llevó al declive del complejo.
En fin, algo que hoy es vigente en incertidumbres y realidades contextuales como la suspensión de corridas de toros en Barcelona y el pase a lugar de eventos y centro comercial de sus instalaciones taurinas.
La plaza
Se conservo en el diseño actual toda su estructura y se le dio vida al redondel de un diámetro de 50 metros rodeado de dos series de gradas y una fila de palcos -con capacidad para 8.000 espectadores- y una galería de 19 metros de ancho donde se encontraban la Capilla con la Virgen del Carmen, las salas de juego y el restaurante. Para 1910 era un lugar estratégico para el desarrollo de Colonia.
La plaza solo ofreció ocho espectáculos taurinos con toros traídos de España. La última se realizó el 27 de marzo de 1910 cuando por decreto del gobierno de José Batlle y Ordóñez se prohibió este espectáculo por la violencia hacia los animales. Es interesante que es el mismo argumento usado en España y otros países 90 años después para cerrarlas. En Uruguay hemos sido pioneros mundiales de prohibiciones y el derecho al trabajo de las 8 horas por nombrar algunos hitos de esta época.
El edificio pasó a pertenecer a la Intendencia de Colonia en 1943 y 33 años después fue declarado Monumento Histórico Nacional por el Ministerio de Educación y Cultura (MEC). A su vez, en 1997 fue intervenida para consolidar sus muros. La Usina Eléctrica el compromiso mayor de la concesión para dar energía a la ciudad fue la primera de la zona, se encuentra en manos de la Administración Nacional de Usinas y Trasmisiones Eléctricas (UTE).
En las instalaciones del Frontón funciona una Escuela Taller de Artes y Oficios Patrimoniales; a su vez, se estudia por parte de la Intendencia su rehabilitación para que vuelva a funcionar como centro deportivo. Por último, el hotel y el casino se transformaron en sede de la Universidad de la Empresa (UDE).
El muelle dio paso al puerto y los gloriosos barcos que llegaban a Colonia hasta fines de 1980 son ya parte de la historia viva de la ciudad.
La fiesta culmina con acciones en el casco histórico, bailes con trajes típicos, en la plaza una jornada artística con ochos artistas y muchos visitantes cercanos y los primeros turistas argentinos que se han llevado según sus relatos unas lindas experiencias no previstas.

Las opiniones vertidas por los autores en esta sección, o en cualquier sector de esta pagina, son de exclusiva propiedad y responsabilidad de los mismos y no necesariamente reflejan la idea u opinión de Eventurismo. 

Eventurismo

2 comentarios en “Tres días de fiesta popular en Colonia de Sacramento”

  1. Carlos Rodríguez Ruiz

    Buenos días Alejandro. Buena iniciativa este espacio en eventurismo. Muy interesante la nota de Jacobo Malowany sobre la Plaza de Toros de Colonia, reinaugurada hace poco. Con gusto te hago llegar material y fotos, si te parece bien. Te mando un abrazo y éxitos para esta etapa complementaria de tu pagina! Carlos Rodríguez Ruiz te escribe!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *